Un paso de fé

Todo inicia el 10 de Septiembre de 1977 cuando un joven profesional recién casado, empleado de una institución bancaria se paró frente un bar. En la 7 calle, en la zona de prostitución del barrio Sunseri de San Pedro Sula, donde comenzó a comunicar el mensaje de salvación. Allí en ese lugar donde las personas estaban agobiadas por la prostitución, drogas, homosexualismo, adulterio y toda degradación humana, el Apóstol Argeñal instaló una pequeña iglesia en el local donde antiguamente era una casa de prostitución, ubicada en medio de una cuartería, situada por centros de tolerancia y expendios de aguardiente

Al término de seis años se construyó el edificio el que con el pasar del tiempo resulto insuficiente ya que cada día eran más las almas sedientas de un toque divino de parte de Dios por lo que el local era insuficiente por lo que los servicios los tenía que hacer hasta la calle. Al recibir Misael una nueva visión de parte de Dios, una gran promesa “pídeme y te daré esta ciudad por heredad”, es de ese modo que tras aquella revelación se inicia una gran etapa del ministerio Internacional La Cosecha.

El edificio de la colonia Aurora ahora convertido en oficinas administrativas al ser insuficiente para la congregación se tuvo la necesidad de buscar un nuevo terreno, por fe el Apóstol Argeñal junto con varios pastores visualizaron un terreno que era un basurero en la colonia satélite y fueron a caminar por el, orando y creyendo en la promesa de Dios que todo lo que pidiéramos al padre será hecho.

Las celebraciones se llevan a cabo los días viernes a las 7:00 PM y el domingo a las 9.00 AM y 5:00 PM. En cada reunión alrededor de unos doscientos autobuses recorren los diferentes barrios y colonias de San Pedro Sula, para trasladar a las personas que no poseen vehículo propio.

Alrededor de unas 20 mil personas acuden puntualmente a las diferentes celebraciones donde la presencia de Dios hace milagros extraordinarios los oprimidos salen libres, los enfermos son sanados, los débiles en espíritu son fortalecidos a través de los poderosos mensajes que imparte el apóstol Misael Argeñal.


Visión

Alcanzar y discipular a Honduras y las naciones para Cristo.

Misión

“Formar hombres y mujeres íntegros para cumplir la gran comisión, comunicar el evangelio de Jesucristo hasta lo último de la tierra. Fundamentar principios bíblicos en la familia como base de la sociedad”

Nuestra Motivación

“Servir con amor, honestidad y liderar para producir frutos dignos en nuestras comunidades, confianza y fe que con la ayuda de Dios, somos capaces de transformar nuestras ciudades y naciones”.